Saltar al contenido

Comprobante de apertura

Un documento que se usa con regularidad en el amplio mundo de contabilidad es sin duda el comprobante de apertura o asiento de apertura como muchos lo conocen. Este documento es el primer asiento que se hace en el libro de contabilidad, o bien es el que da inicio a un ejercicio económico, por ello se le conoce como asiento de apertura.

Comprobante de apertura

Si ya has oído hablar de este comprobante debes saber que este es el que divide a un ejercicio económico de otro. Cuando se habla del cierre de la contabilidad se está haciendo referencia a la operación mediante la cual se detiene por un momento todo el registro de operaciones y transacciones que se llevan a cabo en una empresa, y este momento es propicio para evaluar cómo está funcionando la empresa y cómo se encuentra financieramente hablando.

Seguido de este cierre de un ejercicio económico, se hará la apertura de otro ejercicio, y cuando se abre este nuevo ejercicio económico es cuando se hace uso del comprobante de apertura, y de esta forma dar inicio a un nuevo ejercicio económico.

Comprobante de apertura

¿Qué es un comprobante de apertura?

Este comprobante no es más que el primer asiento que se hace en contabilidad, cuando se da inicio a un ejercicio económico. Este se formará cargando las cuentas de Activo del balance y abonando a las cuentas Pasivo. Cuando se vaya hacer un comprobante de apertura se pueden dar algunos casos que vale la pena tomar en cuenta:

  • Cuando la empresa se está creando nueva, no hay balance inicial, por tanto, el asiento de apertura se hace con caja a capital.
  • Se está llevando la contabilidad por un sistema informático, allí no hay problema porque el sistema arrojará el asiento de apertura de forma automática, cada vez que abra un nuevo ejercicio económico.
  • Si la contabilidad la lleva otra persona, debes trabajar más porque tendrás tu que hacer el trabajo de crear todas las cuentas existentes y realizar el asiento de apertura.
  • Cuando quien lleva a la contabilidad de la empresa no te da ningún dato que te permita hacer el asiento de apertura. Porque la empresa ya existe y ha realizado movimiento, no es posible partir de nada, tendrás entonces que hacer un inventario y a partir de allí hacer el comprobante de apertura que necesitas para iniciar un nuevo ejercicio económico.

¿Cómo hacer un comprobante de apertura?

Hacer un comprobante de apertura para una empresa nueva es sencillo, porque solo tienes que involucrar as cuentas de caja con los activos fijos de la organización y listo, puedes hacer el asiento inicial de la empresa que se está constituyendo. Pero, cuando la empresa ya esta funcionando y no han llevado contabilidad, realizar el asiento de apertura es un poco más complicado. Es preciso que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones para que puedas hacer un comprobante de este tipo:

  • Como el asiento se hace en base al cierre de período anterior, debes preparar la contabilidad. Si la estaba llevando alguien externo, debes tener en mano todos los saldos de todas las cuentas hasta el final del año anterior y luego relacionar todas las cuentas y allí si comenzar este asiento de inicio. Si no hay contabilidad, ni contador entonces debes elaborar un inventario de todos los bienes, que tiene la organización.
  • Una vez evaluada la historia contable de la empresa, puedes iniciar el asiento de apertura, incluyéndolos mismos elementos, con que se cierra el período anterior. Se inicia entonces abriendo todas las cuentas existentes, entonces debes proceder a colocar en un columna del Deber todo lo que queda pendiente y en la columna del haber todo aquello que forme parte del saldo acreedor.
  • Luego de hacer todas estas cuentas y determinar lo que va en Debe y Haber, es preciso que la información la pases al Libro mayor.

Formatos del comprobante de apertura

Resulta que los asientos de apertura pueden hacerse en formatos ya establecidos o propios y deben asentarse en el Libro Mayor, la empresa va a determinar como llevarlo a cabo, e incluso cada empresa puede tener un formato propio, siempre y cuando cumpla con las normas establecidas para el libro de contabilidad que toda empresa necesita tener, para poder tener el funcionamiento correcto.